admin

EL DÍA DESPUÉS

In Opiniones personales on Miércoles, 16 enero 2008 at 11:54

  FAMA ¡A bailar!      

    Como en casi todos los momentos de la vida, siempre hay un día después, para reflexionar y quizás aprender de nuestros errores o aciertos. Como cuando fallamos en una prueba, y le echamos la culpa a cualquier otra cuestión, excepto a nosotros mismos. Lo digo porque el otro día, (ya hace una semana), estaba viendo en televisión, el programa de “Cuatro-FAMA ¡A bailar!“. Este es un programa que intenta parecerse a Operación Triunfo, pero en vez de promocionar a cantantes noveles, lo quiere hacer con bailarines.

       En la fase de casting, después de las pruebas sacaban en pantalla las opiniones de los que las habían realizado, y por supuesto, los que pasaban a la siguiente fase, estaban encantados, pero los que las superaban, la mayoría le echaban la culpa a: Los profesores que no habían sabido valorar sus méritos; los nervios del momento; la organización que no había puesto la música que ellos pidieron, etc. Pero hubo una chica, de unos 22 años aproximadamente, que fue más allá y dijo que no entendía el porqué no la habían escogido, puesto que lo había hecho mucho mejor que otros a los que, según ella, no habían hecho nada y aún así, los habían elegido. Es más, aventuró a decir que para ella, “no había más oportunidades”.

      Ante tanta exageración, a uno no le queda más remedio que pensar, que es una persona inmadura, que no acepta sus errores. Pero desde luego, oportunidades, siempre las puede buscar en otros lugares. De ahí la importancia de valorar el día después los errores cometidos, para no volver a repetirlos. Dese luego que la chica no había bailado muy bien y que era lógico que no la escogieran para la siguiente fase, pero sí ella misma no se da cuenta de esto, nunca podrá aprender que fallos ha cometido, para no volver a repetirlos en el siguiente casting.

      Esto me recuerda que en Formula 1 sucedió el año pasado algo similar, cuando Hamilton, en el G.P. de Japón, no tenía ninguna necesidad de arriesgar, y se quedó tirado por arrogancia, y aún es peor, cuando volvió a repetirlo en el G.P. de Brasil otra vez más, y por arrogante, volvió a perder, pero esta vaz, algo más que la carrera, perdió el campeonato del mundo. Las personas arrogantes, no suelen ver sus fallos y siempre le achacarán sus males a otra persona, así, cuando de nuevo se vuelvan a enfrentar con el mismo problema, tenderán a repetirlo.

      No es mi intención dar una clase de psicología, pues no soy psicólogo, pero si tengo, creo, algo de sentido común. Lo que sí tengo muy claro es que el ser humano se distingue de los animales en que es capaz de razonar, los animales sí aprenden de sus errores, pero se dice que el hombre es el único animal que tropieza dos veces en la misma piedra, y yo me pregunto ¿por qué será?.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: